En este artículo, quería compartir con ustedes una de nuestras exitosas experiencias trabajando en un proyecto regional único, que involucra el monitoreo de plagas altamente dañinas en cuatro condados de Kenia, abarcando más de 20,000 pequeños productores. Dichos problemas en el control de plagas se han vuelto más acuciantes con el cambio climático.  

En 2018 unimos fuerzas con el Centro Internacional de Fisiología y Ecología de Insectos (ICIPE) y con la Universidad de Tel Aviv (TAU) para dar algunas respuestas al respecto.

Primero lo primero  

El maíz es un alimento de gran importancia para muchas regiones del mundo. El Este de África está poblado por millones de campos que cultivan maíz, ya sea para la autosuficiencia o para el comercio local. 

La oruga militar tardía (Spodoptera frugiperda) es un insecto invasivo que se sabe ataca más de 80 cultivos comerciales. Se originó en América y se informó por primera vez en África en el año 2016. El maíz es uno de los cultivos más atractivos para esta plaga, por sus características intrínsecas, lo que representa un riesgo importante para la supervivencia y la seguridad alimentaria de las pequeñas explotaciones agropecuarias en África, donde el maíz es el principal cultivo básico.

El ciclo de vida de la oruga militar tardía es corto. Puede completarse en tan solo 30 días, y cada hembra puede poner hasta 1,500 huevos. La polilla tiene, a su vez, una movilidad muy elevada, estimada en hasta 400km por generación. La propagación de la plaga es, por lo tanto, extremadamente rápida y agresiva.

Afrontando los desafíos

El control efectivo de la oruga requiere de la colaboración entre los productores, aún más en los países en desarrollo, donde el cultivo se encuentra atomizado en diversas parcelas pequeñas. El flujo de información, junto con un sistema de apoyo a la toma de decisiones, es clave para el control efectivo y oportuno del insecto. 

Esto requiere de un monitoreo en tiempo real: mapeo de la distribución y dinámica poblacional de plagas en relación con las etapas fenológicas de los cultivos. Aquí es donde nos involucramos. La aplicación móvil de Agritask, junto con la plataforma web, se adaptaron rápidamente a los protocolos de exploración de campo específicos del proyecto para reportar, presentar y analizar datos en tiempo real de acuerdo con riesgos y umbrales de daño predeterminados. 

A la fecha, fueron recolectados aproximadamente 8,000 reportes de infestación de oruga militar tardía (informados durante la temporada 2019-2020) por monitoreadores designados y agricultores líderes que siguieron los protocolos estándar dentro de la plataforma Agritask. Con base a esos datos recopilados, los asesores del proyecto prepararon continuamente informes semanales y alertas durante la temporada, compartiéndolos así con los equipos locales de extensión agrícola.

Los investigadores de ICIPE y TAU definen varias formas para que los exploradores de campo y los pequeños productores informen los problemas de plagas, desde proporcionar una aplicación móvil hasta establecer centros de contacto para los agricultores que no poseen teléfonos inteligentes y no pueden comunicarse de manera directa. El sistema ofrece, junto con las capacitaciones, varios medios para garantizar la calidad de los datos informados, la captura de fotos de los campos, entre otros, para que los investigadores puedan revisar el trabajo del personal de campo y proporcionar las devoluciones apropiadas. 

Los datos informados se procesan automáticamente para generar una vista centralizada y un análisis de los patrones de infestación de plagas, disponibles por primera vez para los investigadores.

Resultados muy satisfactorios para todos los interesados

A diferencia de las prácticas tradicionales con informes erráticos, este proyecto se ejecutó a nivel regional con un programa de monitoreo estructurado y responsable. Para algunos de nuestros usuarios, esta fue la primera vez que utilizaron una herramienta de agricultura digital habilitada por una interfaz de usuario fácil de usar y personalizable. 

Según lo declarado por el Dr. Opher Mendelsohn de la TAU: “Agritask fue uno de los principales contribuyentes al éxito del proyecto, demostrando su flexibilidad y simpleza en su adaptación a las limitaciones y necesidades locales. La expansión futura del proyecto está en curso, incluido el uso de la plataforma Agritask como un componente importante en la actividad de monitoreo “. 

Los problemas de plagas y enfermedades son cada vez más apremiantes con el cambio climático. Varias investigaciones sugieren que el calentamiento global ha generado condiciones favorables para la propagación de ciertos patógenos. Más recientemente, ha habido oleadas de enjambres de langostas en muchos países de África a una escala sin precedentes. Consideramos que un monitoreo estructurado de plagas, a escala regional, es la forma más efectiva de abordar esta problemática. El mismo permite la cuantificación de daños, la detección temprana de problemas y sus patrones, y la identificación de las medidas de control óptimas. Agritask es una plataforma agronómica, dinámica, que puede soportar las ditintas etapas de tales esfuerzos.