Para todas las partes involucradas en el agro realizar un seguimiento completo de lo que sucede en el campo es un gran desafío. Es el caso de los compradores agrícolas, las agencias gubernamentales, las ONG, las aseguradoras y los acreedores agrícolas y especialmente aquellos que trabajan con muchos productores en un área extensa. El método tradicional para hacer frente a este desafío implica enviar personas a visitar el campo, monitorear el progreso y presentar informes. Si bien sigue siendo necesario, este enfoque es costoso y requiere mucho tiempo, y durante COVID-19 a menudo no es factible.

Afortunadamente, la bienvenida disrupción de las tecnologías agrícolas (o AgTech, como a muchos les gusta llamarlas) incluye soluciones de detección remota que utilizan datos satelitales para monitorear el progreso a una fracción del costo. Se han realizado varios avances en particular para los cultivos extensivos. La información recopilada se utiliza para la identificación del tipo de cultivo, la fecha de siembra y el seguimiento del progreso, la medición del tamaño del campo, la evaluación del estado del cultivo, la evaluación comparativa del desempeño de los agricultores y las parcelas, y más. Complementa otras fuentes de datos ya utilizadas en las operaciones existentes para muchas partes interesadas agrícolas y, en algunos casos, recientemente, es la única fuente de datos disponible.

La transición a la teledetección avanzada fue posible gracias a varios factores, pero en términos generales:

  1. Los datos de alta resolución estuvieron disponibles a un costo relativamente bajo (a veces sin costo alguno, como en el caso de los satélites públicos);
  2. La mayor disponibilidad de datos de campo debido a la tendencia a la digitalización en la industria agrícola, que se puede utilizar para mejorar la predicción de los modelos basados ​​en la teledetección; 
  3. El uso creciente de la ciencia de datos en una amplia variedad de industrias, lo que ha mejorado aún más las capacidades de modelado.

En Agritask, estamos calificados de manera única para brindar soluciones de detección remota dada la gran cantidad de datos que tenemos a nuestra disposición y nuestro profundo conocimiento de la agronomía para los múltiples cultivos y regiones en las que operamos. Lo más importante es que proporcionamos una plataforma de operaciones que traduce los conocimientos generados en elementos procesables.

La teledetección brinda información sobre todo el ciclo del cultivo

Mencionamos a continuación algunas de nuestras capacidades de detección remota sobre las que hemos recibido varias consultas recientemente.

  1. Análisis de plantación. Con un solo punto de GPS, ahora se pueden conocer los tipos de cultivos, los límites de las parcelas, el tamaño de las áreas cultivadas y las fechas estimadas de siembra. Esto ayuda a establecer, por ejemplo, si los cultivos informados se plantaron y si se hizo dentro del período de plantación acordado.
  2. Salud de los cultivos. Para los cultivos de campo, el índice más comúnmente utilizado para el monitoreo de cultivos es el Índice de Vegetación de Diferencia Normalizada (NDVI), sensible tanto a la biomasa como a la actividad de la clorofila. Otro índice común es el Índice de agua de diferencia normalizada (NDWI), que estima el contenido de agua de la hoja a nivel del dosel. Esta información se usa comúnmente para estimar el estado de salud de los cultivos y los niveles de estrés hídrico durante la temporada.
  3. Calificación de riesgo operacional y ambiental. Contamos con una metodología de clasificación de riesgos propia que permite a los productores y partes interesadas evaluar los factores de riesgo que pueden afectar la productividad de cada parcela, que pueden incluir la calidad operativa o problemas ambientales como la fertilidad del suelo, el clima y otros.
  4. Indicación de rendimiento y capacidades de evaluación comparativa. Nuestras soluciones asignan un índice de potencial de rendimiento patentado a cada parcela, lo que permite a los usuarios comparar diferentes parcelas a escala regional, así como tener indicaciones del potencial de rendimiento al final de la temporada. Los productores pueden optimizar el crecimiento y detectar problemas que afecten a parcelas específicas, mientras que pueden diferenciar las áreas fuertes y débiles, enfocando su atención en consecuencia.

La teledetección ofrece beneficios únicos a cada una de las partes que conforman el agro

  • Productores corporativos: Al tener que administrar grandes áreas y a menudo, en múltiples ubicaciones, los grandes productores buscan información para optimizar sus operaciones. Incluso si ya monitorean el campo utilizando su fuerza laboral y otras tecnologías, a menudo se agradece un punto de referencia adicional, especialmente uno que no sea propenso a errores humanos y sea rentable.
  • Compradores agrícolas (Ag-Buyers): la capacidad de estimar la cantidad y el momento de la cosecha significa mucho para los compradores, quienes pueden planificar mejor el futuro en función del rendimiento anticipado. Además, los pueden colaborar mejor con los productores utilizando información actualizada que anteriormente requería visitas frecuentes al campo.
  • Empresas de insumos agrícolas: las empresas que trabajan en estrecha colaboración con los productores para proporcionar semillas, fertilizantes y productos químicos obtienen una comprensión más profunda de sus productores y mejoran sus interacciones en consecuencia. Además, también pueden identificar nuevas oportunidades comerciales con clientes existentes o potenciales basándose en datos de teledetección.
  • Agencias gubernamentales y ONG: la teledetección por satélite es altamente escalable, pudiendo cubrir áreas muy grandes, llegando incluso a abarcar todo un país. Los datos de teledetección brindan un panorama general de las tendencias o patrones que permiten a los gobiernos y las ONG asignar su apoyo de manera más adecuada, así como una mayor comprensión de partes específicas del área en la que operan.
  • Aseguradores y acreedores agrícolas: los datos de teledetección pueden ser útiles a lo largo del ciclo de vida del producto, desde el cumplimiento hasta la suscripción y el seguimiento continuo. Las aseguradoras y los acreedores pueden verificar si los productores realmente producen los cultivos informados en las parcelas y los períodos de tiempo especificados. La capacidad de tener indicaciones del potencial de rendimiento y comparar diferentes parcelas en la misma región mejorará la evaluación de riesgos, los precios y más.

Una nota sobre las imágenes de alta resolución

La tecnología de observación por satélite como el Sentinel-2 cubre muchos casos de uso, pero aún no es perfecta. Las diferentes condiciones naturales, como las nubes, pueden afectar negativamente a la visibilidad y la resolución puede ser insuficiente para capturar ciertos detalles, como diferenciar entre cultivos y malezas o recuento de poblaciones.

Las imágenes de alta resolución pueden reducir significativamente estos problemas al proporcionar una alternativa sólida en tales casos y ahora están más disponibles y son más económicas que nunca. Lo ofrecen satélites de órbita baja, aviones, vehículos aéreos no tripulados y más.

Conectando del cielo al suelo

En Agritask, creemos en reunir todos los datos relevantes para una toma de decisiones integral y mejor generada. No sugerimos que la detección remota pueda eliminar la necesidad de otras fuentes de datos como la exploración a campo, sensores u otros. Al contrario, combinarlo creará conocimientos más amplios y prácticos.

Aún se requieren datos sobre el terreno para validar y calibrar los modelos basados ​​en la teledetección, especialmente para nuevos cultivos y geografías. Además, para identificar problemas específicos, es necesario un nivel de operaciones terrestres acorde. Por ejemplo, los datos satelitales pueden indicar qué áreas del campo sufren un alto riesgo de producción, luego los productores pueden generar planes específicos de acción para identificar problemas puntuales como plagas y enfermedades, condiciones limitantes de suelo y otros.

Más importante aún, después de descubrir que existen ciertos problemas que afectan el campo, aún se necesita planificar y ejecutar las soluciones. Esto requiere una plataforma integral como Agritask que permita la planificación, la asignación de tareas y el seguimiento mediante la visualización intuitiva de todos los datos relevantes.

Al igual que los diferentes procedimientos en la naturaleza, se necesita todo un ecosistema de participantes y soluciones para generar crecimiento. Con expertos internos dedicados en agronomía, SIG y teledetección, Agritask captura y analiza datos y los transforma en conocimientos prácticos. Nuestro ideal sigue siendo “una plataforma, una base de datos”, lo que permite a los agricultores y otros actores de la industria administrar todos sus datos en un lugar confiable. Al conectar todos los puntos y analizar múltiples fuentes de información, podemos ofrecer a la industria agrícola nuevas herramientas y métodos que la ayudarán a explotar al máximo su potencial.