De este artículo es coautor de Ernesto Costa, miembro de la junta de Agritask y director de inversiones de capital privado de BlueOrchard.

National Geographic define el cambio climático como: “un cambio a largo plazo en los patrones climáticos globales o regionales. Por lo general, se utiliza en el contexto del aumento de las temperaturas globales desde mediados del siglo XX hasta la actualidad “. Dondequiera que miremos en todo el mundo, los patrones climáticos tradicionales están cambiando. En algunas regiones, los inviernos se vuelven más cálidos y más largos, mientras que en otras, los veranos son más templados y cortos. Estos cambios climáticos están creando sequías, huracanes, inundaciones, mega incendios y aumentos en el nivel del mar.

El cambio climático es real; no una palabra de moda. Según NASA:

 

  • Las emisiones de dióxido de carbono han provocado que la temperatura media de la Tierra se eleve 1,18 grados Celsius (2,12 grados Fahrenheit) desde finales del siglo XIX.

 

Diagram showing carbon dioxide levels

Source: NASA

  • Desde 1969, la temperatura de los océanos ha aumentado en más de 0,33 grados Celsius (0,6 grados Fahrenheit).
  • Las capas de hielo de Groenlandia perdieron 279 mil millones de toneladas de masa cada año desde 1993 hasta 2019, mientras que la Antártida perdió 148 mil millones de toneladas cada año.
  • El nivel del mar subió aproximadamente 20 centímetros (8 pulgadas) en el siglo XX.

La agricultura se basa en un clima estable

A lo largo de la historia de la humanidad, el clima local ha dictado la producción agrícola – el tipo de cultivos y ganado-. El cambio climático está perturbando el delicado ecosistema agrícola local en muchas regiones, y especialmente en los países en desarrollo.

Por ejemplo, el aumento de las temperaturas globales está afectando negativamente el crecimiento del ganado de carne. Aunque se considera menos susceptible al estrés por calor que el ganado lechero debido a su menor tasa metabólica y producción de calor corporal, el ganado de carne compensa la temperatura corporal más alta jadeando, sudando y orinando con mayor frecuencia. Además, cuando su temperatura corporal aumenta, el ganado vacuno modifica su comportamiento: reduce su actividad física, bebe más agua y come menos. El efecto total de estas acciones es una tasa de natalidad más baja y niveles de fertilidad reducidos para el ganado vacuno macho y hembra en un momento en que la demanda mundial de carne vacuna está creciendo rápidamente.

La importancia de estos cambios es monumental. En concreto, el método ricardiano nos permite conocer los efectos a largo plazo del cambio climático en la industria agrícola. Los estudios predicen una disminución sustancial de los ingresos de los agricultores en los países en desarrollo como resultado del cambio climático, lo que puede ser significativo si no se toman medidas de adaptación.

Image representing climate change

Los países en desarrollo son los más susceptibles

Las poblaciones más vulnerables del mundo, la mayoría de las cuales viven en países en desarrollo, serán las más afectadas por los daños del cambio climático. La mayoría de los hogares de estas regiones dependen de la producción agrícola como principal fuente de ingresos. Las pequeñas explotaciones agrícolas (que representan más del 90% de las explotaciones agrícolas del mundo) son en su mayoría de secano y, por lo tanto, son particularmente vulnerables al cambio climático. La infraestructura deficiente, las técnicas agrícolas deficientes, la falta de acceso a financiamiento, insumos y mercados de calidad, solo agravan la situación.

El aumento de las temperaturas hará que el rendimiento de los cultivos disminuya, lo que provocará problemas de seguridad alimentaria y una disminución de las exportaciones de los países en desarrollo.

Según McKinsey, los patrones climáticos cambiantes en África están desestabilizando los rendimientos tanto para el ganado como para los cultivos en todo el continente. Aún más inquietante es su afirmación de que esto es solo el comienzo; El aumento de las temperaturas aumentará la gravedad de los eventos extremos y continuará cambiando lo que ya se han convertido en patrones de lluvia altamente volátiles. En Kenia, el cambio climático está transformando la economía regional a medida que el país experimenta un cambio geográfico severo en las áreas que reciben precipitaciones.

La resiliencia climática en la práctica

Un ejemplo específico de un proyecto exitoso de fomento de la resiliencia climática es el que se llevó a cabo en Vanuatu, uno de los países más vulnerables del mundo al cambio climático y los riesgos de desastres, incluidos ciclones tropicales, tsunamis, sequías, inundaciones costeras y aumento del nivel del mar. Este proyecto tenía como objetivo aumentar la resiliencia de las comunidades, en particular de mujeres, jóvenes, niños y niñas, a las conmociones, tensiones e incertidumbres provocadas por el cambio climático.

El proyecto ayudó a las comunidades a emprender acciones de adaptación como replantar esquejes de plantas híbridas en parcelas a tal fin, usar secadores solares para conservar sus alimentos antes de la temporada de ciclones, reutilizar agua y restos de cocina para aumentar los niveles de nutrientes de sus suelos. También promovió el compromiso continuo con sus departamentos gubernamentales locales sobre la adaptación climática.

La mejor manera de apoyar la lucha de los países en desarrollo contra el cambio climático es ayudarlos a desarrollar la resiliencia climática. Para los sectores alimentario y agrícola, esto se logra a través de dos pilares: (1) mitigar los riesgos a través de mejores prácticas y (2) transferir los riesgos a las partes interesadas mejor posicionadas para absorberlos.

Mitigar los riesgos a través de mejores prácticas implica la adopción acelerada de prácticas agronómicas innovadoras que permitan a los agricultores vulnerables reducir el daño potencial de los problemas causados ​​por el cambio climático. El uso de semillas resistentes a la sequía, por ejemplo, podría aliviar el impacto de los cambios en los patrones de lluvia. La introducción de métodos modernos de riego, el monitoreo de plagas y las prácticas de erradicación son ejemplos adicionales de prácticas innovadoras de adaptación.

Transferencia de riesgos a terceros interesados. La transferencia de riesgos immitigables de los agricultores a instituciones mejor posicionadas para absorberlos, como gobiernos, agencias multilaterales, aseguradoras y reaseguradoras, traslada la carga financiera causada por el cambio climático a los agricultores individuales incapaces de sostenerla. Reducir el riesgo de la producción agrícola facilita el acceso a la financiación, impulsando nuevas inversiones para mejorar las operaciones agrícolas, lo que a su vez reduce aún más los riesgos.

Ambos pilares crean un lazo de refuerzo o un círculo virtuoso. Intervenir en ambos simultáneamente, por ejemplo, invertir en mejores semillas e irrigación y comprar cobertura de seguro, solo agrava su efecto positivo en la construcción de resiliencia al cambio climático.

Circle diagram

Sin embargo, para poner la rueda en movimiento, es decir, mejorar las prácticas agrícolas y crear capacidad de transferencia de riesgos, el ecosistema agrícola se enfrenta a un desafío importante: los datos y, más específicamente, los datos agronómicos. Se trata de la falta de datos y, lo que es más importante, de la capacidad de consolidar datos de diversas fuentes e interpretarlos a nivel local.

Los datos agronómicos son clave para construir programas de resiliencia climática. Sin datos, ¿cómo pueden los agricultores mejorar sus operaciones, las aseguradoras y los prestamistas evaluar y fijar el precio de los riesgos, y las partes interesadas comprenden los costos y beneficios de cualquier programa?

Muchos proveedores de soluciones de tecnología agrícola están tratando de abordar el problema. Agritask ha desarrollado una plataforma agronómica escalable basada en datos que permite a los agricultores y sus partes interesadas mejorar la productividad, utilizar los insumos de manera más eficaz y gestionar sus riesgos. La plataforma ya apoya a 230.000 agricultores de todo el mundo en la creación de resiliencia climática y es utilizada por aseguradoras internacionales, reaseguradoras y programas regionales. Hemos sido testigos de cómo el esfuerzo colectivo de múltiples partes interesadas marca la diferencia en la respuesta a esta amenaza incomparable del cambio climático.

Conclusión

El cambio climático continúa alterando los patrones climáticos a largo plazo del mundo. La industria agrícola es especialmente susceptible al cambio climático debido a su dependencia inherente de los patrones climáticos tradicionales para mantener la productividad. Esta susceptibilidad es más aguda entre los agricultores del mundo en desarrollo que dependen especialmente de los recursos naturales y tienen menos acceso a productos, mercados y servicios, incluidos los seguros, que pueden mitigar los riesgos del cambio climático.

Creemos que proporcionar datos a todas las partes interesadas desde una plataforma, con una visión holística, es una contribución importante a la adaptación climática en los países en desarrollo porque permite a los agricultores mejorar sus operaciones agrícolas y permite el acceso a seguros y financiación.

Los temas tratados en este artículo son solo la punta del iceberg. Temas como plagas, seguridad alimentaria, floración temprana e implicaciones regionales específicas serán el tema de futuros artículos.

Banner syaing: Fact-based, on-time decision making for agricultural businesses